Navega el sitio:

Informes y Artículos sobre Educación

Adolescencia, Docencia y Comunicación

Índice del artículo

Adolescencia, Docencia y Comunicación

 

Pedro Luis Barcia es una de las personalidades de la cultura más importantes de la Argentina. Nacido en Gualeguaychú, Entre Ríos, edificó una laureada trayectoria como Doctor en Letras, lingüista, profesor e investigador universitario y del CONICET. Tuvimos el honor de dialogar en la ciudad de San Juan con el ex Presidente de la Academia Argentina de Letras.

 

LA ACADEMIA ARGENTINA DE LETRAS

El Dr. Pedro Luis Barcia dejó la presidencia tras casi doce años como máximo responsable de la Academia Argentina de Letras. Su primera etapa al frente de la institución comenzó tras el fallecimiento de Ofelia Kovacci en octubre de 2001, cuando ella era presidenta y el Dr. Barcia vicepresidente, entonces fue confirmado para completar el período. Fue reelegido tres veces: en abril de 2004, en abril de 2007 y en mayo de 2010. Esto nos decía Barcia sobre su etapa en la Academia: “Estuve muchos años en la Academia Argentina de Letras. La realidad es que luego de varias ‘re-re elecciones’ estaba un poco cansado y dar un paso al costado significaba para mi poder dedicarle tiempo a otras actividades y temas personales”.

 

SECUNDARIO, ADOLESCENCIA Y COMUNICACIÓN

En el XI Congreso que COORDIEP llevó a cabo en la ciudad de San Juan, Barcia participó como expositor en la conferencia de apertura, esto nos decía sobre la experiencia vivida: “Soy un agradecido a las autoridades de COORDIEP, que me invitaron a participar como expositor. La relación entre los términos Comunicación y adolescencia ha sido conflictiva, tradicionalmente dificultosa. El nivel más vapuleado en educación en nuestro país, en toda la historia desde 1863, sin dudas ha sido el Secundario. Como lo dice la palabra, secundario es lo que no está en primer plano, lo desplazable, lo relegado. No podemos decir ahora que los problemas del secundario no han sido resueltos porque el origen de esos problemas tiene una raíz muy vieja. No hay que enfrentar esta problemática acusando particularmente a alguien sino que hay que plantearse porque no hemos sido capaces de resolverla en tantos años. La adolescencia atraviesa, en este momento, una problemática más aguda debido, a mi juicio, a 3 elementos nuevos. El primero podemos decir que es el contexto en que viven los adolescentes: las personas viven hoy más que nunca como seres individuales, aislados, como islas, el problema es grave porque no hay comunicación ni interés por el otro. Los adolescentes se van aislando cada vez más y en ese contexto la distancia con el adulto es mayor. Segundo elemento: la sociedad se ha “adolescentizado”. Con esto quiero decir que vivimos en una sociedad neofílica, que se entusiasma por lo nuevo, por lo que sale, por lo que se ve, que es facilista, que evita la responsabilidad. Esta forma de ver la realidad facilita la desubicación, tanto del adolescente como del adulto. El tercer elemento es la galaxia Fleming. La cultura del adolescente actual está inmersa en la Galaxia Fleming. ¿Quién es Mr. Fleming? La persona que inventó el primer chip. La Galaxia Fleming sucedió a la Galaxia Gutemberg, que es la de los libros. Los adolescentes están articulados por la Galaxia Fleming y ese contexto lo separa aún más del adulto”.

 

LA COMUNICACIÓN ENTRE EL ADULTO Y EL ADOLESCENTE

Sin lugar a dudas, quienes tienen hijos adolescentes encuentran distintos puntos de contacto para acercarse a ellos, a sus gustos e inquietudes. Pero, ¿sucede lo mismo en el ámbito escolar? Para Barcia, la tarea debe ser intensa: “el esfuerzo del acercamiento debe ser del adulto. Podemos motivar al adolescente para que tenga un cambio de postura, una apertura al diálogo siempre y cuando asumamos nuestra condición de adultos y propongamos algo franco, que los motive, porque la responsabilidad es nuestra para que suceda ese cambio. Umberto Eco, en su libro “Apocalípticos e Integrados” deja claro que de nada sirve la postura apocalíptica, academicista de condenar la realidad por la falta de vocabulario de los adolescentes. De nada sirve llorar o insultar por su pobre lenguaje, por la falta de comprensión en la lectura de textos o sus bajos rendimientos en distintas materias, si no tomamos la realidad tal cual es y desde allí intentamos producir el cambio. Si no nos planteamos la realidad tal cual es no podremos trabajar en serio para modificarla. Lo único que sirve es el trabajo de una mano operativa, de un proyecto conjunto a largo plazo. La descalificación del adolescente no va a modificar la realidad. El integrado es el zonzo que se sumerge de cabeza en cada novedad. Avanza de pies a cabeza sin tener perspectiva de la realidad, ni proyecto de futuro. Ve en el adolescente un medio donde el cortoplacismo y el facilismo tienen el terreno fértil. Al docente le aconsejo que no tome una actitud apocalíptica ni integrada, sino que se comprometa con el alumno, con la realidad que lo rodea, que no sea ni una piedra en la orilla ni una hoja que se deja arrastrar por la corriente. Que tanga la capacidad de observar, de comprender la realidad para intentar modificarla”.

Recomendanos en las Redes Sociales

FacebookMySpaceTwitterDiggDeliciousStumbleuponGoogle BookmarksRedditNewsvineTechnoratiLinkedinMixxPinterest