Navega el sitio:

Informes y Artículos sobre Educación

Científicos en Acción (Ballenas) - Nutrición

Índice del artículo

Alumnos de Balmoral College en Península Valdés.

  • Nutrición

El estado nutricional de un animal juega un rol importante en su rendimiento reproductivo. Si un animal está malnutrido quizás no tenga la capacidad de reproducirse, produzca menos crías que lo esperado o no pueda alimentarlas. Las ballenas francas se alimentan de krill y copépodos principalmente en el verano en sus áreas de alimentación.

El estado nutricional de las ballenas francas puede ser una posible causa de las elevadas mortandades de ballenatos registradas desde 2007 en Península Valdés. La reducción en la abundancia de krill por incrementos en la temperatura superficial del mar o por efecto de las pesquerías de krill podría tener un efecto profundo en todas las poblaciones de ballenas del Hemisferio Sur que dependen de este crustáceo, si éstas son incapaces de alimentarse de otras presas o buscar nuevas áreas de alimentación.

Mediante diversos estudios, se busca comprender la relación entre la variación en la dieta de las ballenas hembras adultas que visitan Península Valdés con su éxito reproductivo, particularmente con la supervivencia de los ballenatos.

  • Toxicología

Los océanos son considerados como el sumidero final de muchos compuestos químicos tóxicos y existe una preocupación creciente sobre el impacto de la polución química en el medioambiente marino y su probable efecto en la salud de los animales, plantas y humanos. Los metales afectan al sistema inmune y reproductivo de machos y hembras de mamíferos y pueden transferirse también al feto en desarrollo.

En la costa Patagónica, incluyendo las costas de Península Valdés, se encuentran varias fuentes de metales como lo son la minería, transporte y almacenamiento de petróleo, actividades portuarias y centros urbanos. Las ballenas francas australes que visitan Península Valdés cada año para reproducirse, podrían estar expuestas a altos niveles de metales y otros contaminantes químicos provenientes de estas fuentes.

Estos contaminantes podrían tener un rol en la alta mortalidad observada en esta población en años recientes. Por eso también se estudian los niveles de metales en los tejidos de las ballenas francas australes, como así también los posibles efectos de éstos en el material genético, y su correlación con ciertos parámetros ecológicos tales como la edad, género, condición corporal, reproducción, mortalidad y fuentes de alimento, entre otros.

  • Genética e isótopos estables

Una preocupación actual son los posibles cambios en la ubicación y en la abundancia de las presas de la ballena franca debidos al calentamiento global, y sus consecuencias en el éxito reproductivo de las ballenas francas de Península Valdés. Para comprender la relación entre cambio global, alimento, reproducción y supervivencia de las ballenas, se desarrollan estudios científicos basados en técnicas genéticas y de isótopos estables. Los isótopos estables son distintas formas de un mismo elemento químico (como carbono o nitrógeno) y están naturalmente en todos los compuestos orgánicos (proteínas, lípidos, etc). Cuando un animal consume proteínas y las incorpora en sus propios tejidos, las moléculas de nitrógeno contenidos en las proteínas consumidas se incorporarán con pocos cambios en la tasa de sus isótopos. Sin embargo, si el animal está malnutrido y tiene que utilizar proteínas como fuente de energía, los isótopos de las proteínas consumidas se incorporan con elevados cambios en la tasa de isótopos, indicando estrés nutricional. Los estudios realizados han demostrado que las ballenas francas de Península Valdés sufren mayores niveles de estrés nutricional en ciertos años, quizás como producto de la falta de alimento durante la temporada de alimentación previa.

  • Estado sanitario

Desde el 2003 el Instituto de Conservación de Ballenas participa del Programa de Monitoreo Sanitario Ballena Franca Austral. Este programa tiene por  objetivos, entre otros, obtener muestras biomédicas de ballenas varadas muertas para determinar los problemas de salud que enfrentan, y conocer también aspectos de su biología, distribución y ecología, generando información básica acerca del estado sanitario de la población de ballena franca austral en Península Valdés y alrededores.

Examinar cada ballena que muere es esencial para conocer el estado de salud de esta población. Veterinarios y biólogos toman fotografías, medidas corporales, localización geográfica, y realizan exámenes forenses según lo permita el estado de conservación de los cuerpos. Las muestras de tejidos se envían a diversos laboratorios para estudiar posibles patologías, estructura genética de la población, presencia de toxinas, isótopos estables para determinar áreas de alimentación, y se realizan innumerables estudios anexos con el fin de determinar el estado de salud general de los animales. Desde 2007 la población de ballenas francas en Península Valdés ha experimentado mortandades muy elevadas en comparación con los registros históricos, resaltando la importancia de contar con un programa científico para estudiar las posibles causas de estas mortandades.

Recomendanos en las Redes Sociales

FacebookMySpaceTwitterDiggDeliciousStumbleuponGoogle BookmarksRedditNewsvineTechnoratiLinkedinMixxPinterest